Correlación de los Mercados Financieros

La correlación es una medida estadística que determina cómo interactúan diversas variables entre sí. Puede usarse con valores de activos individuales como acciones, materias primas, monedas, bonos, ETF’s, Índices, y diferentes mercados.

Aunque difícilmente se evidencian correlaciones perfectas, esta se mide en una escala de -1 a +1, siendo una correlación perfecta positiva entre dos activos igual a +1 y una correlación perfecta negativa igual a -1. Esto ayuda a tener una perspectiva del mercado y sus sectores financieros.

Por ejemplo, en 2011, varios activos del S&P 500 mostraron un grado de correlación del 0.95 lo que significa que en su mayoría se comportaron de forma conjunta entre sí. Haciendo esto difícil elegir acciones que superaran al mercado en general. También fue difícil seleccionar acciones en diferentes sectores para amortiguar el riesgo en las carteras. Por otro lado, la alta correlación significaba que los inversores solo necesitaban usar fondos de índices simples para ganar exposición al mercado, en lugar de invertir en activos individualmente

Determinar la Correlación es importante porque:

Nos permite medir el grado de diversificación entre los activos contenidos en un sector, en un índice y definitivamente en una cartera. Prudentemente se busca aumentar la eficiencia de las carteras procurando una buena correlación y así optimizar el rendimiento esperado, incluyendo además activos de baja o contraria correlación para ayudar a reducir el riesgo general de la cartera. Aún así, la correlación puede cambiar con el tiempo. Sólo se puede medir históricamente. Dos activos que han tenido un alto grado de correlación en el pasado pueden perder la correlación y comenzar a moverse por separado, por ende no debemos asumir correlaciones estables entre los activos.


Correlación y Volatilidad

Durante los períodos de mayor volatilidad (inclusive en crisis financieras), los activos pueden tender a correlacionarse más, incluso si se encuentran en diferentes sectores. Los mercados internacionales también pueden estar altamente correlacionados en tiempos de inestabilidad.

En estos períodos los inversionistas procuramos incluir en nuestras carteras activos que tengan una baja correlación con los mercados en crisis para ayudar a administrar el riesgo, indistintamente del sector o clase de instrumento, este puede ser afectado.

Por ejemplo, durante enero de 2016, hubo un alto grado de correlación entre el S&P 500 y el precio del petróleo llegando a 0,97, el mayor grado de correlación en 26 años. El mercado de valores estuvo muy preocupado por la continua volatilidad de los precios del petróleo. A medida que bajaba el precio del petróleo, el mercado se puso nervioso de que algunas compañías de energía dejaran de pagar su deuda o tuvieran que declararse en bancarrota.
En síntesis elegir activos con baja correlación entre sí puede ayudar a reducir el riesgo de una cartera. Por ejemplo, diversificar en una cartera de acciones es incluir bonos , ya que los dos han tenido históricamente un menor grado de correlación entre sí. Los inversores también suelen utilizar los metales preciosos para aumentar la diversificación; El oro y la plata son vistos como coberturas comunes a las acciones. Finalmente, invertir en mercados de países cuyas economías están aún menos desarrolladas y accesibles que las de los mercados emergentes a través de fondos cotizados en bolsa.

 

30 de Octubre del 2018

Elías Eduardo Navarro Cesín
CEO – Saint Michael Investment
Instagram y Twitter: @eliase70
Email: enavarro@investmentsm.com
Teléfonos y Whatsapp: +584148837778 / +17865856885

Autor

Elias Navarro
Elias Navarro
Ingeniero de Sistemas, egresado de la Universidad de Oriente.
Acreditado como Especialista en Análisis Bursátil por el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA